Automotivacion

La Asertividad y Socializar adecuadamente mantiene tu Automotivación

Posted on: diciembre 11, 2010

automotivacion motivacion  automotivacion asertividad socializar asertivo agresivo

Los pensamientos típicos de algunas personas suelen ser negativos sobre todo en torno a sí mismas, resultado de una atención selectiva hacia la información que puede afectarles y en especial aquella que tiene que ver con las relaciones personales. Este mecanismo del pensamiento no hace más que confirmar un concepto de sí, que ya era negativo: no me escuchan, consideran que soy soso o sosa, mi conversación no es entretenida, etc. Ni que decir tiene que estos pensamientos actúan como una profecía y haremos realidad que en efecto seremos aburridos y todo que lleguemos a pensar.

Si somos desconfiados, depresivos, emotivos, exagerados y, sobre todo, si nos dejamos atormentar por las dudas en presencia de otras personas, nuestra actividad psíquica quedará paralizada, impidiendo que salgan nuestras mejores cualidades. Por eso, intentemos dar siempre una buena imagen y tengamos seguridad en que seremos aceptados como somos si es eso lo que esperamos recibir.

A veces cuando las situaciones sociales confirman un bajo concepto sobre nosotros mismos como: nadie me escucha, no consideran mis propuestas, no me dan la razón,… conviene descargar la situación de todo personalismo, protagonismo y tratar de encontrar las raíces del problema.

Por ejemplo, podrías estar utilizando fórmulas de comunicación inapropiadas: demasiado agresivas o, por el contrario, dubitativas, un lenguaje pedante, denso o vacío. También puede ocurrir que no seas conscientes de la imagen que proyectas, que puede ser: insegura, demasiado directa, incluso violenta, o diferente al grupo en sus normas implícitas (elegancia o por el contrario, rudeza). Sobre todo conviene tener en cuenta que, para ejercer influencia con tus palabras debes partir de creer tu mism@ en ellas, y que la inseguridad o un bajo autoconcepto se trasparenta en tu imagen y palabras.

Para permanecer automotivado en situaciones sociales hay 3 poderosas reglas que se han de cumplir:

La primera regla es tener confianza en uno mismo, conocerse y aceptarse, y no dejarse influir por la opinión de los demás, ya que siempre tiene su luz y sus muchas sombras.

La segunda regla es tener voluntad. Las personas con escasa voluntad, es comprensible, que sean las que menor confianza tienen en sí mismas y las que culpan de los fracasos a factores externos a ellos.

La tercera es ser optimista, tener un pensamiento positivo, sobre todo, lo que conciernen a uno mismo, pero también sobre los otros. El juicio severo sobre los demás no nos devolverá estima propia y influenciará en nosotros desmotivándonos.

Bueno parece fácil de decir, ¿verdad? También es fácil de hacer pero tienes que llevarlo a la práctica.

Uno de los aspectos importantes para socializar correctamente y mantener las 3 reglas anteriores vivas es el aspecto de tu asertividad.

La asertividad es la capacidad de afirmar los propios derechos, de asegurar con firmeza y decisión cuánto se dice y se hace, y es contraria a la agresividad y la vacilación o pasividad.

Así, la persona no asertiva muestra poca confianza en sí misma. Duda y respeta más a los demás y sus derechos que los suyos propios. Se caracteriza por un volumen de voz bajo, habla poco fluida, bloqueos, tartamudeo, vacilaciones, silencios, muletillas, frecuentes quejas a terceros como: no me comprenden, no les gusto, se aprovechan, etc. Huye del contacto ocular, postura tensa y, en general, inseguridad para saber qué hacer y decir. Sus patrones de pensamiento son los de considerar que deben evitar molestias a los demás, que no importa lo que uno mismo desee, sino lo que desee el otro, culpabilidad, ansiedad y constante sensación de no ser tenido en cuenta.

Su problema es que piensan que es necesario ser querido y apreciado por todo el mundo y, consecuentemente, siempre encuentran una fuente de insatisfacción en su relación con los demás. En definitiva una persona bastante desmotivada y además estas tensiones pueden degenerar, a veces, en problemas somáticos, en repentinos y descontrolados estallidos de agresividad, por la acumulación de hostilidades. Sus relaciones, en resumen, no son buenas; hacen sentirse a los otros culpables, ya que tendrán la sensación de estar en deuda constante o, por el contrario, se sentirán superiores y con capacidad de aprovecharse de su benevolencia.

Las respuestas no asertívas típicas, y que por tanto, conviene evitar, son: el bloqueo, la sobreadaptación (actuando en función al interés del otro), ansiedad, agresividad (por ejemplo, elevando la voz).

Por el contrario, la persona asertiva sabe decir “no” o mostrar su postura sin conflictos, explicando sus razones, expresa comprensión hacia la opinión de los otros; sabe pedir favores y reaccionar ante un ataque de forma comedida, pedir aclaraciones y, por último, sabe expresar sus sentimientos (gratitud, admiración, insatisfacción, etc.), de forma positiva.

Para poder ser una persona asertiva deben tenerse claros cuáles son nuestros derechos, pudiendo pecar por exceso o por defecto en la estimación.

La asertividad es un proceso de aprendizaje que dura toda la vida. La persona con serios problemas de asertividad, en cambio, sufre un alto nivel de angustia, y puede caer en un círculo neurotizante por el cual se desprecia a si mismo por no saber imponerse, por ese mismo autodesprecio y desconfianza en sus propias fuerzas, se siente frustrada y cae fácilmente en la desmotivación .

Te propongo que adoptes estas actitudes que socialmente van a mantener tu automotivación:

– Ser tratado con dignidad.
– Exponer tu opinión y expresar tus propios sentimientos.
– Ser escuchado y tomado en serio.
– Juzgar mis propias necesidades, establecer el orden de mis prioridades y tomar decisiones propias al respecto.
– Decir que no, sin sentir culpa.
– Pedir lo que quiero, sabiendo que mi interlocutor tiene el mismo derecho a decir que no también.
– Tener derecho a cambiar.
– Tener derecho a cometer errores.
– Poder pedir información y ser informado.
– Poder obtener aquello por lo que se ha pagado.
– Ser independiente.
– Poder decidir qué hacer con nuestro cuerpo, nuestro tiempo, nuestras propiedades, etc. mientras no se violen los derechos ajenos.
– Poder tener éxito.
– Gozar y disfrutar.
– Tener derecho al descanso, derecho a estar solos.
– Poder superarse, aun superando a los demás.
– También poder decidir no ser asertivo en las situaciones que tú consideres.


¿Qué tal si a partir de este instante empiezas a comportarte teniendo en cuenta estas actitudes?
Te garantizo que mantendrás tu automotivación. Me gustaría saber tu experiencia en los comentarios. Leo todos los comentarios.

Te Recomiendo Suscribirte a
Nuestro Boletín De AUTOMOTIVACION:

Suscripción a Nuestro Boletín  De AUTOMTOTIVACION

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Videos de Automotivacion

Haz clic en el botón "Avisos de Nuevo Contenido" y te estaremos notificando directo a tu email, cada vez que publiquemos uno. Es GRATIS, Gracias!.

Únete a otros 170 seguidores

Encuesta

Creative Commons License
Automotivacion.wordpress.com by Edu Lopez is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at CoachingExitoPersona.com.
wordpress counter
Safe Creative #0911050074579
A %d blogueros les gusta esto: